0

Despidos no… pero

5/5 (1)

Es propio de la praxis política que los diversos sectores que pugnan por el poder público, tanto al ejercerlo como cuando actúan  en la oposición, “midan sus fuerzas”.

Ello deviene entendible, esencial y proactivo en el funcionamiento democrático de cualquier sociedad libre.

Pero como en casi todas las decisiones que se toman en la vida, siempre hay un “pero”.

votación en el senado

Tablero electrónico del Honorable Senado de la Nación donde se muestra el resultado de la votación.

El “pero”, en esta materia, está dado por la improductiva o, peor aún,  por la involucionante posición de aquellos que “miden sus fuerzas” tironeando, con pretensiones de desgarro, de institutos o situaciones que por su trascendencia social y política, ameritan ser elevadas a la categoría de “cuestiones de Estado”.

Las cuestiones de Estado deben quedar fuera del “tironeo”, o si se quiere, los “tironeos” pueden aceptarse “pero” no deben afectar a las cuestiones de Estado.

La apropiada ejercitación del derecho constitucional a trabajar, con su consecuente resguardo y sostenimiento institucional, constituye una incuestionable cuestión de Estado que debe quedar al margen de cualquier ensayo de pugilismo político partidario.

La discusión parlamentaria planteada en estos días por el peronismo kirchnerista y algunos de sus aliados, en orden a la potencial sanción de una ley que bautizaran “antidespidos”, resulta merecedora de los “peros” a que refieren los párrafos anteriores.

No se trata aquí de restringir o cuestionar a las saludables discusiones o propuestas legislativas, tendientes al análisis del mejoramiento “pro operario” de los diversos aspectos que hacen al perfeccionamiento reglamentario del empleo en relación de dependencia y, del trabajo digno en general; sino puntualmente de alertar sobre lo pernicioso que resulta para la Nación,  batallar injustificadamente propiciando la sanción de un proyecto de ley de idénticos términos al de otro que ,hace muy poco tiempo, estos mismos proponentes tildaban de perjudicial para los intereses del país y de los propios trabajadores, siendo que se ha mantenido una idéntica situación fáctica.

20160516_163823

Senadores votando a mano alzada el proyecto de Ley Anti-despidos.

En efecto, la misma inexistencia de “corridas de despidos” o de alarmantes o desproporcionados índices de desempleos, que tornara contraproducente la sanción de una ley que los prohibiera “manu militari” en aquella ocasión, se repite en el presente, por lo tanto, y sabedores todos de los efectos no deseados de tal medida, directa productora del desmedro en la toma de nuevos empleados, del  aumento del trabajo en negro, del apuro cobarde de muchos empresarios en la toma de la decisión de producir distractos evitables antes de la sanción de la nueva norma prohibitiva, sobretodo de los trabajadores  no registrados, entre otros efectos negativos; debe hacer sonar las alarmas de responsabilidad de aquellos legisladores y políticos que alientan esta medida.

Las cuestiones de estado no deben bastardearse.

El esencial equilibrio social que sólo se obtiene con una justa armonización de los intereses y derechos de las fuerzas del capital y del trabajo, no puede embarrarse con la finalidad, de baja ralea, de “forzar” al Presidente a concretar su anunciado veto, haciéndole así asumir lo que ellos vislumbran como un severo costo político.

Los vaivenes de un parte de la oposición no kirchnerista, básicamente del llamado “massismo” y del partido peronista “oficial”, resultan altamente criticable. Las cuestiones de estado no pueden ser definidas por las clases dirigentes por los humores de las encuestas. Estudio, técnica, ciencia y convicción son los que deben guiar los criterios y motorizar los alzamientos de los brazos por la afirmativa.

Bailar al ritmo de las encuestas de opinión, en general resulta irresponsable y peligroso; aunque en este caso, se debe reconocer, que devino lejanamente favorable al enderezar un poco la posición del diputado Massa y de sus seguidores. Mas que ello no nos confunda, el planear para donde nos lleve el viento, es luminoso y colorido para los barriletes, pero oscuro y tristemente gris para los políticos.

Hector Recalde

El diputado del Frente para la Victoria, Hector Recalde, principal impulsor de la Ley Anti-despidos.

Los gremios obreros y las cámaras empresarias, que por sus propias funciones cuentan con los datos fehacientes de la realidad de sus sectores, tampoco actúan a la altura que les corresponde.

Unos y otros, siendo que poseen en forma directa, contante y sonante la verdad matemática, se limitan a hacer política partidaria o de interés sectorial ¿Por qué no aportan los “números concretos” que den cuenta de la real situación en materia de despidos, de suerte tal que pueda ponerse coto a esta discusión fantasmal?

Los guarismos los poseen, pero sospechosamente se los guardan.

También el gobierno debe tomar nota de la discusión parlamentaria de estos días.

Si es que tenía en agenda la decisión de impulsar acuerdos para reasegurar el sostenimiento de las fuentes laborales y la generación de nuevos puestos, ¿Por qué necesitó de esta movida legislativa opositora para implementarla?

Si es que venía trabajando en este aspecto esencial de la vida comunitaria que le toca gobernar en este tiempo ¿Por qué no explicó claramente sus políticas y las gestiones concretas realizadas o a realizar para alcanzar la anunciada meta de pobreza cero?

Las políticas de estado no se bastardean. Se las respeta no haciendo de ellas política militante, no “veleteando” al soplo de las encuestas, asumiendo las responsabilidades de las entidades que se representan discutiendo francamente, con “los números” sobre la mesa y sin mezquindades, los acuerdos que correspondan y, comunicando debidamente desde el poder sin frases de propaganda, sino con realidades de gestiones concretas; para que entonces podamos discutirlas sobre una base de seriedad, porque como sostenían Sócrates y Perón ¡VIVA LA REALIDAD! ¡NO NOS “MACANEEN” CON LOS CUENTOS CHINOS!


Esta obra de Claudio J. Bachur está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivar 4.0 Internacional. Licencia Creative Commons

Por favor, evalúa la entrada

Claudio J. Bachur

Abogado, conductor del programa Las Buenas y Las Malas que se emite todos los martes a las 19:00 hs. por www.onradio.com.ar Escribe sobre política, actualidad y temas de interes general. Mail: claudio.bachur@lasbuenasylasmalas.com.ar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*